El ayuntamiento de Inca ha intensificado la vigilancia en las plazas y calles de la ciudad para que los ciudadanos cumplan con las ordenanz...

Un agente de paisano impone 10 multas de hasta 1.500 euros por hacerbotellón


El ayuntamiento de Inca ha intensificado la vigilancia en las plazas y calles de la ciudad para que los ciudadanos cumplan con las ordenanzas municipales. Desde principios de año, un agente policial de paisano se dedica a controlar el cumplimiento de la normativa y, hasta la fecha, ya ha impuesto 25 sanciones por diferentes infracciones, principalmente referidas a la tenencia de animales domésticos y también a la práctica del botellón en la ciudad. Por este último motivo, el Ayuntamiento ha cursado, en menos de dos meses, diez denuncias a jóvenes pillados con botellas de alcohol en la vía pública, que deberán abonar sanciones que oscilan entre los 700 y los 1.500 euros, según explicaron ayer las autoridades municipales.

Las denuncias relacionadas con animales son las más numerosas, con un total de trece casos, de los cuales nueve corresponden a sanciones impuestas a propietarios de perros que no habían recogido los excrementos depositados en la calle. Otra de las sanciones se debe a la tenencia de perros en malas condiciones, mientras que las dos restantes están relacionadas con la tenencia de animales potencialmente peligrosos sin la correspondiente licencia administrativa. Los denunciados de estos dos últimos casos se enfrentan a sanciones que pueden alcanzar los 2.500 euros, mientras que el resto de sancionados por no recoger los excrementos deberán abonar multas de hasta 300 euros.
Además, el agente de paisano ha cursado otras dos sanciones a vecinos que incumplían la ordenanza de ruidos molestos, lo que podría derivar en una multa de hasta 600 euros, y otra denuncia cursada contra un vecino por haber realizado vertidos de aguas sucias en la calle.

Informa: Diario de Mallorca